Worldwide

La cultura del aprendizaje como factor motivador para los trabajadores

La cultura del aprendizaje como factor motivador para los trabajadores

El aprendizaje de los trabajadores supone uno de los factores clave a la hora de mantener la competitividad de toda empresa. Teniendo en cuenta el contexto de incertidumbre y cambio, contar con una plantilla preparada y en constante formación se ha convertido en algo imprescindible a la hora de afrontar oportunidades y amenazas con éxito. Pero, ¿qué implica tener cultura del aprendizaje? 

Hay procesos que suponen un antes y un después en la empresa. Dos de ellos, posiblemente los más comunes, son la digitalización y la internacionalización. Ambos conllevan la implementación de cambios y directrices para los que, en ocasiones, los empleados no están preparados. Ante esto podemos pensar en soluciones que pasan por formación específica y procesos de adaptación. Sin embargo, no debemos tomar la formación a la ligera. Siendo algo que afecta al entorno laboral, es conveniente observar su desarrollo desde la perspectiva cultural corporativa.

¿Qué es la cultura del aprendizaje? 

Partimos de que la cultura corporativa resulta del conjunto de creencias, valores, costumbres y prácticas de las personas que forman parte de una organización. Estos valores conforman una identidad y sentido de pertenencia que facilitan la cohesión y el trabajo en equipo. 

Sabiendo esto, podemos decir que la cultura del aprendizaje empresarial consiste en una serie de valores y prácticas orientadas a la formación y evolución constante de los trabajadores. Esta formación no estará orientada únicamente al beneficio general de la empresa sino que tendrá en cuenta el crecimiento particular de cada trabajador, que podrá desarrollar sus tareas de manera más cómoda y eficiente.

¿Cuáles son sus ventajas? 

La cultura del aprendizaje requiere la implicación no solo de la parte directiva sino también de la parte gestora de recursos humanos, figura clave a la hora de implementar los planes de formación. El éxito en su desarrollo tiene como resultado notables ventajas:

  • Mayor capacidad de respuesta ante clientes actuales o potenciales, así como la mejora de la atención prestada.
  • Aumento de la motivación de los empleados. Al transmitir la cultura del aprendizaje como uno de los valores de la empresa, el trabajador considerará su evolución como parte de su trabajo. De esta forma, se hace presente la valoración e inversión en la mejora de su labor en la empresa, algo que implica mayor compromiso y motivación.
  • Ahorro en personal. Si la empresa necesita disponer de nuevas capacidades, resultará más costoso contratar nuevos empleados que mantener a los existentes formándose para ello.
  • Aumenta la capacidad de gestión de nuevos retos. Cuanto más preparada esté la plantilla, mayores retos podrá afrontar.

¿Cómo gestionar la formación?

Incluir el aprendizaje en la cultura empresarial implica tenerla en cuenta de manera continua, no como herramienta para cubrir necesidades puntuales. Por tanto, considerándola a nivel estratégico y operativo, surge la necesidad de gestionar, revisar y hacer un seguimiento constante de los planes formativos:

  • Transmitir los valores y cultura del aprendizaje desde el primer día, ofreciendo a los trabajadores la posibilidad de aprender y mejorar.
  • Incentivar el aprendizaje e implicación de los empleados. Que los empleados se sientan valorados por su empresa es clave.
  • Estar al tanto de las herramientas y facilidades que se encuentran a disposición de las empresas para promover el aprendizaje, como FUNDAE.
  • Organizar el proceso formativo de principio a fin requiere tiempo y esfuerzo, algo que muchos departamentos de recursos humanos no pueden permitirse. En estos casos, contar con la ayuda de una empresa de formación externa o partner puede resultar una buena solución. Éste deberá entender las necesidades de la empresa y de cada trabajador, pudiendo ofrecer una oferta formativa acorde.
  • Interesarse por el bienestar y la conciliación. Los trabajadores se encontrarán con falta de tiempo ante la necesidad de conciliar vida laboral con vida familiar y social, por lo que encontrar hueco para la formación puede llegar a ser realmente complicado. Aquí resulta clave el apoyo, la flexibilidad y la motivación que reciban por parte de su empresa, que deberá tener en cuenta todos estos aspectos.

¿Estás interesado en planes de formación para tu empresa pero no sabes por dónde empezar? En KEY contamos con años de experiencia en la gestión integral de planes de formación empresarial de idiomas. Contacta con nosotros y te asesoramos.

Related Posts
Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *